Robos espectaculares en San Juan

0
173
ternura informa 1 - copia
En la ciudad de San Juan de la Maguana se produjeron en los últimos días tres robos-asaltos espectaculares, que evidencian que comenzamos a perder la tranquilidad que caracteriza esta urbe sureña.
El primero de esos robos ocurrió en la casa de una pareja de profesionales sanjuaneros –la doctora Dayana Suazo y el contador  Geraldo de los Santos.  Ambos se encontraban trabajando en sus respectivos empleos, cuando un ladrón llamó a la casa de ellos y conversó con el hijo de ambos, de once años, y le informó que su madre había tenido un accidente grave, y que necesitaba dinero urgente para curar a quien había chocado.
El ladrón le pidió al niño que  buscara las cosas de más valor de sus padres y sin decírselo a nadie, se las entregara.  Llamó insistentemente al niño hasta que lo convenció.  El menor, nervioso y muy preocupado por la situación de su madre, tomó un maletín con joyas y dinero de sus progenitores y se lo entregó al delincuente.  Qué palo.
El otro asalto espectacular fue al empresario Ángel  Zabala.  Ocurrió en la puerta de un centro médico local, en la calle Trinitaria.  Se le acercó un malandrín, lo abrazó, se identificó como amigo y conocido y en segundos le sustrajo la cartera.  Todo fue captado por una cámara de video vigilancia.
Otro robo espectacular ocurrió en el Hospital Regional Alejandro Cabral, donde una mujer “desconocida” robó un niño recién nacido.  Al menos tres bancas de lotería fueron asaltadas en San Juan de la Maguana.
Como lecciones de estos actos vandálicos debemos extraer que los padres orienten muy bien a sus hijos y al personal de servicio, para que bajo ninguna circunstancia entreguen ninguna propiedad a un tercero, aunque le hagan un cuento trágico de un accidente y lo segundo, que cuando un extraño vaya de confianzudo a darnos un abrazo, gritemos a todo pulmón, un ladrón.  Lo del robo de un niño en el hospital, es un reflejo del desorden existente en ese centro asistencial.
Nos están robando la paz a los sanjuaneros.
Escrito por: Rubén Moreta
El autor es periodista.

No hay comentarios