Palabras sobre “Mente y Alma”, el libro de poemas de María de los Ángeles Méndez Roso.

0
527
ternura informa 1 - copia

VIRGILIO LÓPEZ AZUÁN

(Puesta en circulación del libro “Mente y Alma”) El libro “Mente y Alma” que nos presenta María de los Ángeles Méndez Roso, consta con más de 65 poemas donde se expresan los pensamientos y los sentimientos con un lenguaje sin rebuscamientos y sin grandes artificios.

La poeta logra expresar sus ideas con una poesía en prosa que bien soporta la partición para convertirse en versos. A veces son monólogos con una segunda persona amada, la cual estando lejos, en el poemario se refleja su cercanía, con pasión, ternura, furia y deseo.

En el poema “Alucinando”, encontramos los versos: “Porque es así / con furia que arrecia te deseo / con miedo a perderme te aparto de mi / y con ganas de que estés a mi lado / siempre”. Previo está el acto de conquista, como una etapa natural con ribetes morales entre una pareja: “Sería fácil/ tratar de conquistarte / con las leyes humanas”.

Esa manera de querer cimentada en valores inculcados desde la familia. En esa etapa se muestra la pasión natural de lo no poseído y el estado de “locura “de los enamorados: “Sería fácil entregarme/ solo al susurro de tus palabras”.

Como en casi todos los casos de una relación amorosa, expresada a manera de versos, se evocan todos los momentos: los alegres, los tristes, los pasionales, los tiernos, los sugestivos, y otros tantos más de la misma naturaleza.

En el poema “Roca o mariposa”, leemos: “Que esta inspiración / que aún es tierna / permanecerá en el tiempo / a pesar de las heridas / que hoy han sido abiertas”.

Como se aprecia, es una etapa difícil de la relación, a todos nos pasa, donde a pesar de las dificultades o los problemas, la “inspiración sigue siendo tierna”.

Envuelve este verso el perdón, la tolerancia, y ese sentido de fidelidad al sentimiento profeso. No vayamos lejos, la poeta se entrega a su deseo, a liberar sus pasiones que parecen retenidas desde lo social, como sucede en el poema, “Besos inagotables”. Veamos: “Mil besos que te digan que te quiero / mil besos que te digan que te extraño / mil besos que te digan que te espero / besos que duelen / por la cruel distancia que nos separa”.

En este último verso, la poeta lo deja claro todo: el ser amado se encuentra lejos y lo separa la distancia. Esos besos se pueden resumir en uno solo, y en él van todos los besos del mundo: “Un beso / único beso profundo eterno / un beso que trascienda el universo / un beso que detenga el tiempo / y allí estaré / solo tuya”. Como se aprecia es la expresión de la entrega, de la pasión en torrente.

Parecieran estos versos como si fueran escritos en el fragor de la adolescencia, para el amor primero, con la concepción cultural de que solo existe en la vida el amor único y de ahí para allá que entre el mar.

La historia no acaba ahí, no estamos hablando de una relación amorosa e ideal, no. Hablamos de una relación amorosamente humana, donde en cualquier momento todo se desploma, como aparece en el poema: “Me cansé de ti”, cuando dice: “No me dejaré arrastrar hacia el abismo / no caeré en el juego mortal de tu seducción / me trastorna tu egoísmo / pero mi instinto será mayor”.

En el libro encontramos amor, indiferencia, sufrimientos, esperanzas, soledades, preguntas, respuestas, ante el acto de amar. Todo esto y mucho más, está contenido en el libro “Mente y Alma”. Estos versos traen consigo su carga: “El frío del invierno no se compara / a la indiferencia que observé en tu mirada / la soledad de la noche no se asemeja / ni a la distancia ni al silencio que existe entre los dos”.

En fin, en este poemario, le lector encontrará una gama de pensamientos y sentimientos, expresados con una inspiración enamorada.

Les invito a que lean “Mente y Alma”, como muestra poética de una mujer que hizo un desdoblamiento poético para traernos uno versos que pueden evocarnos momentos de nuestra vida personal.

Es un canto al amor y la pasión una catarsis para sobrevivir a la distancia que la separa de su ilusión. Es una declaratoria de amor, que nos envuelve y que nos toca. Felicito a María de los Ángeles Méndez Roso, por su obra. Nos confirma que los azuanos, aunque estemos lejos llevamos la poesía por dentro.

No hay comentarios