Un desafío para la ADP

0
206
ternura informa 1 - copia

Por mucho tiempo, la sociedad dominicana viene demandando justicia a todos los niveles, debido a que una gran  cantidad de  jueces actúa por mandato político, convirtiéndose esta en un poder dependiente de los funcionarios que dirigen estado.

Como hemos visto en todas las instancias donde se trata un caso en que  el gobierno tiene intereses, los fallos se producen a favor de este, violando todos los preceptos legales.

Casos de corrupción tan grandes, donde la población ha quedado boquiabierta, no han prosperado a favor de que se haga  justicia. A medidas que pasa el tiempo se presentan nuevos casos de corrupción y simplemente pasan desapercibidos.

En otras palabras el manejo político que se le ha dado a ese importante poder del  estado, ha truncado la esperanza de tener un país libre como lo soñara Duarte.

Ha sido evidente que en los casos de de imputados con poder económico, muchos jueces siempre esperan la orden del político de turno para preparar la sentencia, esa  ha sido una norma en los últimos años.

El último caso instruido y manejado por políticos,  que solo tiene el interés de dañar y destruir el sindicato de los maestros,  ha sido el fallo de un Juez en la provincia de Barahona,  condenando la seccional municipal por las protestas que realizan los maestros de esa provincia.

Con esa sentencia se viola el derecho a la sindicalización  y a las protestas establecidas en la constitución de la República Dominicana.

Violar el derecho que tiene la población a la educación no es correcto, pero tampoco es correcto que  el Ministerio de Educación no aplique los mandatos de  la ley 66-97. Justicia es en este caso es  hacer cumplir las leyes a ambas partes

La lucha que libran los docentes de Barahona es justamente porque dicho ministerio viola la ley, la cual expresa que cada 3 años se debe aplicar una evaluación a los maestros, en la actualidad hace 9 años que no se realiza. Si en verdad quieren mejorar el sistema educativo este es un parámetro para trazar planes en ese sentido.

Esos maestros luchan por lo siguiente: que lleguen recursos económicos a las escuelas (hace un año que no llegan), construcciones y reparaciones  de aulas , alimentos de calidad para los niños, por mejoría en los servicios médicos, en fin por el cumplimiento de la ley.

Con este plan,  las autoridades simplemente le echan más leña a una hoguera que viene ardiendo hace un tiempo.  Estas acciones no detendrán el reclamo de los derechos de los maestros dominicanos que conocen además sus deberes.

Parece que el cumpleaños número 47 de la ADP en el próximo mes de abril, ha creado recelos a empresarios que buscan captar el manejo del 4% a como dé lugar y a políticos que por décadas han visto su fortaleza.

En múltiples ocasiones han intentado contra esta organización, se recuerda la huelga de los tres meses en el gobierno del Dr. Balaguer, de la cual esta institución salió fortalecida. Esperemos que retorne la paz,  la concordia y el entendimiento que ha prevalecido en los últimos años en el sector educativo nacional.

No hay comentarios