El componente “secreto” de la sandía que te ayuda a tener unos músculos más fuertes

0
165
ternura informa 1 - copia

Cuando pensamos en la sandía, casi al instante, estalla en nuestra mente una agradable sensación de frescura, de satisfacción y bienestar.

Es la fruta del verano, lo sabemos; es esa propuesta natural que tan bien combina con jugos naturales y ensaladas, también lo tenemos claro.

Sin embargo, es posible que también tú te digas muy a menudo aquello de que en la sandía “todo esa agua” y que su nivel nutricional es mínimo, por no decir inexistente.

Bien, te gustará saber, por ejemplo, que a pesar de que el 92% de su contenido sea agua, en cada bocado nos llevamos niveles muy significativos de vitaminas A, B6 y C, además de un sinfín de  antioxidantes y aminoácidos.

Aún más, apenas tiene sodio y su nivel de grasa es casi inexistente. ¿Qué más le podemos pedir a la sandía?

En realidad, le podemos pedir algo más, que va a cumplir a la perfección: que nos reponga, que nos dé energía y resistencia a nuestros músculos cuando estamos agotados.

¿Te parece increíble? La sandía esconde un secreto que tal vez no conocías y que hoy queremos explicarte en nuestro espacio.

L-citrulina, el aminoácido de la sandía que te ofrece energías

Si nunca has oído hablar de la L-citrulina no debes sorprenderte. Es más conocido en el ámbito deportivo, porque es un aminoácido no esencial con el cual el atleta logra mejorar su rendimiento.

Es posible también que el término “aminoácido no esencial” te haya llamado la atención. ¿Qué significa exactamente?

Los aminoácidos no esenciales son todos aquellos que el cuerpo los puede sintetizar, y que a su vez, no son necesarios consumir a diario en una dieta normal.

Veamos, por tanto, qué puede hacer por nosotros este interesante componente secreto de la sandía.

La L-citrulina, un aminoácido muy saludable

Podemos encontrar L-citrulina no solo en la sandía, sino también en los garbanzos, la carne, los ajos, los frutos secos o el chocolate negro.

Tal y como puedes percibir, ya se deduce que son alimentos muy “energéticos” y que no solo mejoran nuestro rendimiento, sino que cuidan de nuestra salud.

Como curiosidad, te gustará saber que cuando se combinan los aminoácidos citrulina y arginina nuestro cuerpo puede producir un gas muy beneficioso denominado óxido nítrico.

Nos ofrece energía

La L-citrulina tiene además otra propiedad sensacional: nos ayuda a reducir el ácido láctico y el amoníaco en los tejidos musculares.

Algo tan esencial favorece casi al instante la recuperación de nuestros músculos: notamos menos tensión, menos calambres y menos cansancio.

Recuperamos la energía y, casi al instante, se mejora en el rendimiento físico.

Produce adecuados cambios metabólicos

Son muchos los deportistas que optan por consumir complementos alimenticios a base de L-citrulina.

Gracias a ella se producen reacciones metabólicas para poder sintetizar la energía aeróbica y poder así retrasar la sensación de fatiga.

Ahora bien, queda claro que la mayoría de nosotros no somos atletas y no competimos. Por tanto, no nos será necesario tomar este complemento de forma aislada.

Lo más recomendable es aprovechar la L-citrulina en el propio contenido de la sandía y en combinación con el resto de vitaminas y minerales.

Evita la acumulación de sustancias de desecho

El consumo de sandía no solo nos ayudará a recuperar la fuerza y la resistencia de nuestros músculos, o a dejar a un lado las brumas de la fatiga.

Otro dato de interés sobre la L-citrulina es que evita la acumulación de sustancias de desecho en nuestro organismo.

Estas pueden manifestarse, por ejemplo, en la aparición agujetas, calambres o de la clásica acumulación de líquidos.

Mejora la disfunción eréctil

Por último y como dato también de interés, cabe decir que la sandía y su poderoso aporte del aminoácido L-citrulina es muy positivo en casos de disfrunción eréctil leve.

Lo consigue gracias a su propiedad para favorecer la vasodilatación mediante el óxido nítrico y la función endotelial.

Al mejorar la circulación de la sangre de forma natural puede mediar en esos casos de disfunción erectil leve.

Todo ello nos recuerda una vez más que, en lugar de recurrir a los fármacos, siempre será mejor empezar mejorando nuestros hábitos de vida y la alimentación.

Si el problema es constante, lo mejor es consultar con el especialista.

Para terminar, tal y como hemos podido deducir, la sandía es mucho más que ese alimento refrescante del verano.

Estamos ante una fruta medicinal, saludable y energética. Combínala de forma adecuada y aprovéchala al máximo cuando llegue la estación.

Vale la pena y vale tu bienestar.

No hay comentarios