La ONU pedirá 2.000 millones de dólares de ayuda humanitaria contra COVID-19

0
30

Naciones Unidas.- La ONU va a solicitar unos 2.000 millones de dólares dentro de un paquete de ayuda humanitaria de emergencia para hacer frente a la crisis del COVID-19 en algunos de los lugares más vulnerables del mundo, según adelantó este lunes su secretario general, António Guterres.

La iniciativa, que la organización lanzará oficialmente el miércoles, busca recaudar fondos para apoyar zonas donde ya se viven crisis humanitarias y donde la propagación del coronavirus puede ser aún más devastadora que en otros lugares.

Ello incluye, según explicó Guterres, campos de refugiados en distintos países, donde agencias de Naciones Unidas están ya trabajando con las autoridades locales para tratar de impedir la llegada de la enfermedad y poner en marcha planes para responder y mitigar el impacto en caso de que haya contagios.

En una conferencia de prensa remota, el diplomático portugués aseguró que ha hablado con varios jefes de Estado y de Gobierno y que participará esta semana en una teleconferencia con los líderes del G20, a quienes pedirá más cooperación ante el COVID-19.

«Creo que está claro que necesitamos una coordinación mucho más fuerte en la supresión de la enfermedad, coordinación para que no solo los países desarrollados puedan responder de forma efectiva a la enfermedad, sino que también haya una apoyo masivo al mundo en desarrollo para no dejar que se extienda como un fuego», apuntó.

Además, Guterres defendió la importancia de un «enorme paquete» para responder a las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, pero un paquete -insistió- que tiene que ser distinto al de crisis de 2008 y no centrarse en el sector financiero.

«Es una crisis humana, así que el paquete tiene que mantener los hogares a flote, mantener negocios a flote, sociedades a flote en estas circunstancias muy difíciles», recalcó.

Según opinó, los países desarrollados tendrán que aprobar grandes medidas de rescate y estímulo, pero también será necesario movilizar fondos suficientes para los Estados menos ricos y deberá buscarse que la recuperación deje una economía «más sostenible e inclusiva» que la anterior crisis.

Guterres aseguró que la ONU debe escuchar a los ciudadanos y ejercer «presión» sobre los gobiernos para asegurar que se responde a esta crisis no solo mitigando la enfermedad, sino eliminándola y actuando ante el «dramático impacto económico y social» del COVID-19.