Peralta no es el video, es el mejor pueblo del mundo y es rebelde

0
74

Eran las primeras horas del 31 de Julio del 2019, cuando los gallos con su canto daban los buenos días y anunciaban la dulce, fresca y olorosa mañana a café, a toda la gente laboriosa del pueblo de apenas 8 kilómetros cuadrados de urbanización, de poco más de 15 mil habitantes, de apenas dos (2) Policías y con uno de los niveles de criminalidad más bajo del país, llegó un personal de la DIGESETT e hizo lo que todos dicen que hacen: poner multas.

Estas multas, impuestas quizás con justa razón desde el punto de vista práctico, pero sin embargo, totalmente alejada de la Ley, ya que la Constitución ampara que previo a la imposición de una pena o sanción se debe observar «la realidad o contexto social donde ocurre la infracción”. Y como en Peralta, las personas al salir de las casas dejan las puertas abiertas, los vehículos en las calles y andan hasta sin cédulas, es una señal de que se vive en un ambiente de cierto control social y que es el diario vivir de la comunidad y que por ende, no se requiere del acompañamiento de documentación para probar la titularidad de cualquier bien mueble.

Por desconocimiento o por ser sin quizás, las primeras multas que se ponen a conductores en dicha demarcación territorial de una vida municipal de más de 40 años, si no es una hazaña, al menos debe verse como algo anormal, aunque legal, y pudiera constituirse en una eximente o atenuante de responsabilidad penal o civil, de ahí que los ánimos se calentaron desde entonces, pero como dicen que se le «solicitó los papeles de un mulo a un señor que se disponía ir a su conuco», nada debe extrañarse debajo del sol.

Transcurrió el día y llegó la tarde, y con ella un personal de la Fiscalía y de la Policía, a favor de quienes, se debe presumir que sus actuaciones estaban amparadas en decisiones Jurisdiccionales y por ande iniciaron la incautación de equipos de música y bocinas de comercios dedicados a la venta de bebidas alcohólicas.

Un sector de la población, adolescentes y sin ningún derecho legítimo de propiedad en su mayoría (no eran los dueños de las bocinas), se dejaron llevar del sentimiento a contrario de las multas y quizás de alguna voz alzada desde la oscuridad. Jóvenes al fin, deciden de la peor manera, con rebelión, exigir a las autoridades que devuelvan los objetos incautados.

En su forma de reclamar lamentable: quemaron gomas, cerraron la única calle de entrada y salida al municipio, y enfrentaron a piedras a las autoridades e incluso, causaron lesiones a agentes del orden.

Mucho de lo anterior quedó grabado en el famoso video. Video que ha sido reproducido a su máxima expresión y ese pueblo tranquilo, solidario, de clima fresco, incrustado en la falda sur de la Cordillera Central con características de Mesopotamia e inexistente para el mundo, pero de gente buena y laboriosa, se ha mostrado de la peor manera.

Es indudable que Peralta es rebelde. Es rebelde ante la adversidad y se antepone a los desafíos. Por ser rebelde hoy tenemos una mujer Premio Nacional de Periodismo, una de las mejores 50 modelos del mundo, jóvenes modelos de la niñez en Plan Internacional. Jóvenes modelos ante la ONU. Profesores reconocidos a Nivel Nacional. Médicos de gran renombre en USA. Sin instalaciones deportivas, tenemos deportistas de talla internacional y eventos deportivos de más de 20 años. Ferias Agropecuarias. Médicos, Abogados, Fiscales, Juezas, Ingenieros, Enfermeras, Profesores, Productores de café, aguacate, limón, fresas, habichuelas.

Entonces, es evidente que Peralta no es el video, es el mejor pueblo del mundo y es rebelde.

Por; Janser Martín

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here