La Corte Suprema prohíbe a Juan Guaidó salir de Venezuela y congela sus cuentas

0
615

El chavismo no sabe qué hacer con el otro presidente de Venezuela, Juan Guaidó, a quien acusa de encabezar “toda esta acción que va en detrimento de la patria venezolana”. El fiscal general, Tarek William Saab, escenificó este martes el cerco judicial que la revolución teje en torno al presidente encargado, queriendo dotar de boato legal a la investigación preliminar abierta por el Ministerio Público y trasladada al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), órganos revolucionarios controlados por el Palacio de Miraflores.

Finalmente, la Sala Plena de la Corte Suprema ha ordenado la “prohibición de salida del país sin autorización hasta tanto se culmine la investigación” y de transacción de bienes, además del bloqueo de cuentas, dijo el presidente del TSJ, Maikel Moreno.

“El Ministerio Público seguirá recabando los elementos de convicción que permitan detener estos actos que a partir del día 22 de enero han dañado la paz de la República, nuestra economía y el patrimonio nacional”, arengó el fiscal, que se refiere al juramento del líder opositor como presidente encargado del país, las sanciones de EEUU y las protestas antigubernamentales, cuya represión salvaje ya ha costado más de 40 vidas, según Naciones Unidas, y que ha disparado la cifra de presos políticos hasta casi mil.

Guaidó contestó de inmediato: “Nada nuevo bajo el sol está pasando, la única respuesta del régimen es la persecución. Seguimos ejerciendo nuestras competencias”. “Hoy los usurpadores responden congelándole la cuenta corriente (a Guaidó) con la que recarga saldo y el Direct Tv (canal digital). Vamos bien Venezuela“, se regodeó Freddy Guevara, dirigente opositor asilado en la Embajada de Chile en Caracas y compañero de partido del amenazado.

El dirigente que le ha dado la vuelta completa al escenario venezolano aprovechó las amenazas revolucionarias para aleccionar a los controvertidos jueces del Supremo, una de las principales herramientas de un “régimen que está en su etapa final”. “¡Esto es indetenible y ustedes no tienen que sacrificarse con el usurpador y su banda! Piensen en ustedes, su carrera, en el futuro de sus hijos y nietos que también son los nuestros. La historia se lo reconocerá”, destacó Guaidó, sabedor de que ya se ha producido la primera deserción entre los jueces del chavismo.

Se trata de Ediluh Guédez, titular del Tribunal Primero de Control en Yaracuy, quien se negó a dictar el encarcelamiento de 11 adolescentes por protestar el 23-E. La jueza denunció públicamente las amenazas de muerte contra ella y el esquema de sentencias políticas dirigidas por el gobernador de ese estado.

Desde su nombramiento como presidente del Parlamento, Guaidó sabía que se situaba en el ojo del huracán, pero transcurridos 25 días su posición se ha fortalecido gracias a la trascendencia mundial que ha tomado su desafío al todopoderoso Maduro. El discípulo del preso político Leopoldo López sufrió una detención exprés hace dos semanas, protagonizada por 13 agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) a los que el gobierno acusa de confabularse con el dirigente opositor. La privativa de libertad contra estos policías políticos ha indignado a sus compañeros, quienes aseguran que sólo cumplían órdenes.

“Si hay alguien responsable de que algo les pase a los dirigentes de la oposición es el mismo imperialismo, que tiene sus planes”, se justificó Diosdado Cabello, número 2 de la revolución y presidente de la Asamblea Constituyente. Precisamente este órgano revolucionario, que funge como una mezcla del Comité de Salud Pública de la Revolución Francesa y de la Asamblea Nacional Cubana, fue el primero en amenazar a Guaidó, a quien acusan de traición a la patria, sedición y usurpación de funciones presidenciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here