VOCACION DE SERVICIO VS. PASION DEL MOMENTO

0
135

Por: Robert Estepan

Cada día vemos como personas muestran su intención o pretensión de aspirar a posiciones electivas para el proceso electoral que se avecina, en donde hay que considerar que tal como establece la Constitución de la República las elecciones a cargos municipales se realizarán el 3er domingo del mes de febrero y asumirán sus funciones el 24 de abril del mismo año, fecha en la que se conmemora el Día Nacional de los Ayuntamientos.

Pero, tras analizar detenidamente a los que hasta el momento han manifestado de manera pública sus pretensiones o aspiraciones, nos surge esta interrogante, que a la vez se convierte en un tema de discusión sabiendo que pudiera generar un debate, pero también de contribuir a la construcción de un gobierno local que merece y demanda la sociedad azuana, ¿Es por Vocación de Servicio o Pasión del Momento?.

Esta interrogante nos obliga a revisar la historia y ver cuáles eran las cualidades que revestían a un concejal – regidor y nos encontramos con un punto muy importante que en esos tiempos la vocación de servicio, entrega, dedicación y el interés de aportar al desarrollo del municipio era la motivación que les llevaba a ostentar dicha posición y que el tema económico era secundario ya que esta posición no era remunerada. Estas personalidades eran refrendada por la sociedad y aunque en su mayoría representante de un partido político, estos se revestían de una gran labor social y político partidaria que les hacía merecedor de formar parte del Concejo de Regidores.

No queremos enunciar con esto que muchos de los que hoy aspiran no cumplen con este requisito, sino que, si bien es cierto que pudieran tener la experiencia política o social esta debe ser acumulativa, y fortalecida con su vocación, entrega y disciplina partidaria y comunitaria, pero además, poseer los conocimientos suficientes para poder realizar aportaciones desde el concejo de regidores para la creación de políticas públicas locales tendentes a fomentar el desarrollo inclusivo y sostenible del territorio, como también, contribuir desde este estamento en la articulación de acciones conjuntas con las seccionales del gobierno central presentes en el territorio.

La Ley no. 176-07, expresa de manera tácita las competencias y funciones de un regidor / a, pero también debemos tener la capacidad de presentar iniciativas propias, y que estas estén vinculadas no solo a las competencias que nos confiere la ley, sino también, basadas o alineadas a la Ley 1-12 de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles 2030 (ODS), la Nueva Agenda Urbana y al Plan Municipal de Desarrollo como instrumento base del desarrollo del territorio. La municipalidad ha cambiado y continúa su proceso de transformación, en donde sus principales actores o quienes pretenden ser parte de la administración municipal deben estar empoderados de estas iniciativas que ya forman parte intrínseca de la municipalidad y de una gestión municipal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here