Coincidencias de las visitas a los pueblos de Balaguer, Hipólito, Leonel y Danilo

0
428

Como de costumbre, todos los presidentes de la República, o al menos, en los que me ha tocado vivir con cierto juicio, se han paseado en el ejercicio de sus funciones visitando pueblos. Es así como interactúan de manera directa con un sector de la población que tiene en común el ser de los más desposeídos de la clase poblacional, los que brincan y saltan por ver y hacer algún contacto con el presidente y evidentemente, hacerle alguna solicitud o pedimento que en la mayoría de los casos, entiendo, quedaba en el vacío.

Es así como, Balaguer inauguraba barrios donde entregaba casas, porciones de terrenos y muchas bicicletas a los adolescentes, lo cual creaba un gran reperpero; y ni hablar de la inmensa cantidad de guardias y policías apostados cada metro y medio de cada avenida, calle, callejón o montaña donde él estaría. Hipólito, hacía cuentos y chistes que llenaban de sonrisas a los de él y a los no de él también; en cada municipio encontraba un canchanchan que logró cuando era Ministro de gobierno por los 80s. Leonel Fernández pronunciaba discursos que nadie entendía, pero igual todos aplaudían y decían que era el As de la palabra y por ende lo endiosaban. Danilo le puso un nombre y las llamó “visitas sorpresa”, donde escucha a los pobres y a los no tan pobres; y dejaba uno que otro proyecto a desarrollar; y lo que nunca faltó: un fotógrafo para hacer la foto en el momento preciso. Basta recordar la foto del “salto al charquito”.

Los que conocen de aquellos tiempos y están al tanto de estos, podrían asentir o disentir conmigo, en todas o en algunas de las coincidencias siguientes: 1ro. Que quienes los recibían, fuera de sus correligionarios, eran personas muy pobres y de grandes necesidades; 2do. Que calles, callejones y avenidas, que estaban sucias y llenas de hoyos y piedras eran acondionadas para que el mandatario no se enterara de su mala condición o quizás para que no sintiera lo lastimoso que era pasar por allí; 3ro. Que si llevaron alguna cosa, cual sea, era con el dinero del pueblo, aunque ellos y la población creían que era un favor que les hacían, ya que los primeros entendían que el Estado era de su propiedad.

Sin embargo, la más grande coincidencia entre todas sus visitas, es que no fueron ni han sido resueltas ninguna de las necesidades más básicas del pueblo Dominicano, mas sí han incrustado en los cerebros de los que opinamos por la sugestividad de quienes usan los micrófonos, dado a la mala educación que tenemos, de que ellos han salvado al pueblo de la miseria, cuando lo que han hecho es sumirlo más.

Con la invitación a reflexionar, concluyo con el título del poema que se le adjudica al poeta Martin Niemöller “Primero vinieron…”

Escrito por: Janser Martínez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here