Paremos el sur y en dos horas la carretera estará arreglada

0
757

Eran las primeras horas de la mañana del día miércoles 13 de diciembre del año 2017, cuando un grupo de ciudadanos dedicados al oficio del transporte de pasajeros y cargas ligeras, de las rutas que comprenden los pueblos que utilizan la carretera que inicia en el denominado “Dos y Medio” y que comunica al municipio de Peralta, los distritos municipales de Las Lomas, Barro Arriba, las secciones de Barro en Medio, La Vereda, El Carrizal, Majagual, entre otras, se agruparon en aquel lugar. En el “Dos y Medio”.

En este momento donde los gallos inician su canto mientras el sol se asoma por el este, donde los chóferes hacen sus turnos de salida de viaje y donde muchos al igual que yo, se trasladan hasta el municipio cabecera de la provincia de Azua a diligenciar cualquier pendiente y/o a realizar algún oficio, en aquel tramo carretero cual fuera maltratada, dañada, destrozada, por camiones de cargas pesadas que trasportaban materiales para la construcción de una carretera de la zona, para mi grata sorpresa, encontré a estos humildes y valiosos choferes alzando su voz reclamando con justeza la reconstrucción del tramo carretero.

Ni más ni menos, luego de realizar emotivas fotos para la documentación del acontecimiento que si bien hace tiempo debió hacerse, es preciso resaltar el gesto necesario y económicamente obligado de los convocantes y presentes, dado a los daños que reciben los vehículos al pasar allí, tuve que comunicar a mi superior de mi tardanza dado al entaponamiento y restricción del paso. Pero aún es de mañana…

Al continuar por los cientos de metros de carretera destruidos y que dado a la inacción o falta de motivación ($) de políticos no se ha reparado, veo policías, cientos de vehículos, escucho frases como “debimos hacerlo antes” “es el sur que debemos parar”, me entero que una alta funcionaria del gobierno con asiento en la provincia, había comunicado a las instancias choferiles apostados allí, la promesa siguiente: “antes de navidad, la carretera estará arreglada”.

Los subsiguientes días después de la promesa, una brigada pintó, literalmente, los pequeños tramos de la carretera que debían ser cubierto por capas de asfalto, lo que, evidentemente, provocó alegría en todos los comunitarios que día tras día transitan la carretera, puesto que entendíamos que al fin una promesa de un político se cumpliría, pero no crean, como “nibito”, todo quedó en promesa. La navidad llegó y pasó, así se fue el fin de año. Dieron las 12:00 y se dijo habemus año nuevo, pero el mortificante, agobiante, destructor de vehículos y lugar adecuado y perfecto para hacer atracos y cuanto mal se quiera hacer, aún sigue ahí y seguirá cada día peor.

Tampoco en este año 2018 se construirá, al final, las promesas de los políticos son consistentemente promesas incumplidas.

Solo me queda decir: los pueblos no pueden permanecer tan callados, hay que alzar la voz. Bien decía José Martí, “vale más un minuto de pie que una vida de rodillas”. Paremos el sur y en dos horas la carretera estará arreglada.

Escrito por: Janser Martínez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here