Chito Naut: “SOY DE LA BOMBITA LUCHO POR SU PROGRESO

0
256

Sobre los muros y entre los espacios producidos por  las cañadas o zanjas los carraus, Vidal Méndez y José Chencho, y limitada significativamente por el río Las Yayitas después de su confluencia con el río Irabón, se originó de manera desorganizada con techos de canas, zinc y hasta de hojas de lata la comunidad la Bombita, quien en la actualidad exhibe más de 23 mil habitantes y con indicadores que mejorados la califican para el próximo municipio de Azua.

 

Sus primeros residentes provinieron en su mayoría Del Trompo, el barrio que se formó al final de la calle Rocco Capano, que no le permitía crecer la zanja que recoge las aguas de las cañadas Vidal Méndez y José García (José Chencho), antes Arroyo Vichí. A partir de aquí comienza la Bombita, tomando esta cañada como límite este, al oeste río Las Yayitas, al sur carretera Sánchez y al norte el antiguo camino de Peralta.

 

Sólo se esperó que la pareja de Lidia Ramírez y Bienvenido De La Rosa construyera su humilde vivienda en los terrenos que una vez fueron de “DON GOYO RIVAS”, sin impórtales a éstos la ausencia de luz eléctrica, agua potable y el precario acceso por el caminito de caliche, que aspiraba a convertirse no se sabe en cuántos años en calle, para que rápidamente fueran imitados por otros. También esta pareja tiene el mérito que venció el mito y el trauma que causó en el pasado pero en fechas diferentes, los trágicos sucesos de dos mujeres depresivas del vecindario que eligieron como lugar estratégico la cañada para suicidarse con el mismo método, lamentablemente incendiándose. Se trató primero de doña “Nenena Perico” y luego “Tatá Peña”, dos distinguidas damas del sector  (Mi Barrio) que hoy lleva el nombre La Placeta.

 

Se piensa que la personalidad de Bienvenido moldeada por la iglesia y su derecho adquirido por ser pionero de los pobladores del lugar, lo convirtieron hasta la hora de su muerte en el Consejero de la comunidad por su rol de  arreglador de diferentes conflictos entre los cabeza caliente de este lugar.

 

En el tiempo llegaron gentes sin techo de las comunidades tales como: El Higuerito, Las Lomas, El Aguelico, Peralta, Carrizal, Majagual, El Barro, Guayabal y azuanos urbanos con el deseo legítimo de construir la vivienda que no poseían.

 

Nunca se pudo tener control del nuevo vecino, lo que permitió a que algunos forasteros con conducta cuestionada se establecieran con carácter definitivo  como “Pedro por su casa” lo que produjo se piensa, el contagio. “Se llegó a decir que los macheteros del barrio Capotillo de Santo Domingo, eran entrenados en la Bombita de Azua”. Esa versión no comprobada, dañó en parte la imagen del barrio.

 

Sin quizás soñarlo, a éstos les llegó justo a tiempo la ONG Plan Internacional, sólo con el propósito de mejorar la calidad de vida de muchos de sus indigentes, razón por el cual se enfocaron en las áreas de salud, alimentación, educación, donaciones de ajuares para el hogar y formación de líderes comunitarios que luego éstos  fueron reclutados adjuntos con los dirigentes de la zona vinculados a las juntas de vecinos y al trabajo social, en donde brillaron: Nelson Lara (Bayeyo), Vitico Rossó y  su esposa Tana, Juana Díaz, Reyna Pérez, Gelo Pérez,  Mary Corcino y otros.

La construcción del local de multiusos que construyó Plan, ha sido un suceso recordado por el barrio y cuando éste se iluminó se sintió como que la civilización había llegado.

 

Todo esto contribuyó a que el equipo de basquetbol de la Bombita ganara su primer torneo.

 

La labor social de Plan, tuvo presencia en la mayoría de familias carenciadas de los subsectores: Canta la rana, Los Acostados, San Miguel, Los Patos, El Play y los que vivían aislados en lo que es hoy es el populoso sector Los Solares.

 

Ahora la Bombita no es lo que fue en el pasado reciente, se aprecian sus calles asfaltadas e iluminadas, su visible crecimiento inmobiliario, causado esto último a que muchos de sus moradores han asumido la práctica de mejorar al máximo sus viviendas y hasta en los casos de antes de mudarse; y a otros que han aprovechado su progreso para edificar conforme a la modernidad.

 

Todavía se aprecia el residencial “las casas de Gerineldo Féliz” que mejoró el entorno urbano del sector.

 

La construcción de sus tres principales puentes, la iluminación de sus calles, el engabionaje  de sus cañadas y la actividad comercial de cada lunes que genera beneficio por la colocación del mercado de pulgas en su entorno, son logros que le corresponden a la gestión municipal del Alcalde Ing. Rafael Hidalgo.

 

No se puede negar que estas obras también a los moradores les han dado mayor tranquilidad, seguridad y sentido de pertenencia  azuana.

Su densidad poblacional ha elevado el consumo que permite la inversión en colmados, panaderías, ventas de gas, colmadones, almacenes, talleres, salones de belleza, centros de diversión, fábrica de quesos, iglesias y sus populares ferreterías: Luciano Hierro y la de Joaquín Merán que además fabrica balaustres y blocks y ofrece facilidades de crédito a sus vecinos, con un criterio humano.

 

El pueblo azuano aprecia de proeza la instalación y mantenimiento en el tiempo de su Industria Café Ideal.

 

El bombitero no ha aceptado el calificativo oriundo de Villa Esperanza como gentilicio, prefiere al que le recuerda los amargos momentos de la escasez del agua y su bomba que la abastecía.

 

Sin que esto constituya un discrimen, hay que recordar a algunos personajes emprendedores, que en los orígenes, creyendo en la Bombita, montaron sus negocios como si fueran nativos del aparente lugar de “peligro “; me refiero a Neno Reyes, Felix Vidal Méndez y a Guiga Matos quienes con sus establecimientos mitigaron muchas necesidades y resolvieron innumerables problemas. Otros sin menos méritos y que no siendo microempresarios sirvieron a la sociedad con tanta entrega, que originaron los nombres de algunas de sus calles.

También éstos valoran la labor pastoral del Padre Duval López y el apoyo moral y económico que tradicionalmente en los peores momentos les ha dado Darío Ramírez  (Dapiato).

 

La Bombita se ha destacado por aportar al país muchas medallas de categoría internacional, especialmente en deporte de combate. La más reciente fue la medalla de bronce obtenida por Josué Encarnación en lucha grecorromana en los juegos panamericanos celebrados en Toronto 2015.

 

La academia ha sido el mejor aliado para la superación de ésta, como se ve iniciando su formación en la escuela de educación hasta media, Ángel Rivera, maestro puertorriqueño y con el liceo José Francisco Peña Gómez que tiene mejor ubicación estratégica y esperan lograr la perfección con el nuevo liceo para tanda extendida que forma parte de la revolución educativa del Presidente Danilo Medina. También se asocia a este suceso la casa albergue Villa Esperanza, que dirige María Fernanda Sánchez Calvo, que educa, forma y protege por más de 20 años alrededor de 200 niños pobres.

 

Muchos son los profesionales, artistas, sacerdotes, pastores, periodistas y familias ejemplos de imitar; para citar algunos, los Corcinos oriundos de guayabal, los Veloz de las Yayas, los Lara descendientes de Mimilio raíz genealógica del brillante Cristian Onelvi Lara, los Díaz Agramonte de Doña Iris y Don Chicho, los Pérez de Don Gueré, los Navarro de María, los Díaz de Don Osvaldo, los Ramírez Martínez  de Juanin, los González de Willian, los Ramírez del sobresaliente joven Otoniel Ramírez; y por otra parte en el subconsciente aún perdura las serenatas desafinadas de los gallos de “Barahona Ramírez”  y “Lolito Pujols”. También es cierto que de la sección Martin García vino y se estableció Bolívar Báez “con poderes mágicos para sanar” y con la fama de haber recibido en su casa a políticos dominicanos que asiduamente le consultaban sobre su suerte.

 

Por todas las cosas importantes acontecidas, la percepción etiquetada de Bombitero revoltoso desapareció; y felizmente se logró convivir con “Zapatacon” y “Víctor Huelga”, con conductas adecuadas.

Finalmente, es relevante destacar que de los hogares de estas meritorias familias, surgieron con rango de Dominicano Distinguido el periodista Rafael De La Rosa, ido a destiempo y de grata recordación, la ex rectora  de la Universidad Tecnológica del Sur (UTESUR) Josefa Navarro y Sonia Pérez fundadora de Secom.

 

Concluyo con el lema que le cambió el rostro al barrio: ’SOY DE LA BOMBITA LUCHO POR SU PROGRESO’.

 

LUIS CHITO NAUT

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here